Alquiler de autocaravanas y furgonetas en Bélgica

Bélgica es conocida también como “la tierra llana”, y por tanto, un destino ideal no sólo para caminatas y excursiones, sino también para realizar una ruta en furgoneta o autocaravana y poder ir recorriendo los distintos pueblos y pequeñas ciudades con encanto.

Aunque Bélgica es un país pequeño, también es un país lleno de encanto que nunca deja indiferente a ninguno de sus visitantes. Es mucho más que el centro político Europeo: Tiene infinidad de atracciones turísticas, desde ciudades medievales, abadías, murallas, colinas, fábricas de cerveza, y campos de batalla de la primera y segunda Guerra Mundial. Un gran número de castillos, fortalezas y casitas pequeñas plagadas de encanto, que crean un paisaje digno de haber salido de un cuento de hadas.

No debemos olvidar tampoco uno de sus grandes puntos fuertes: la gastronomía y los mercados de chocolate para los más golosos. También la cerveza ocupa un gran papel en Bélgica, es más que una simple bebida espumosa, es toda una cultura. Los belgas se toman su cerveza muy en serio, y con razón, ya que es un país en el que se han ganado una reputación sin igual desde la época de la Edad Media. Es de hecho, uno de los primeros productores de cerveza en el mundo, por lo que, cuando vayas de viaje, no puedes dejar escapar uno de los muchos espectaculares tours de cerveza que se organizan en las distintas ciudades.

Además, ofrece todas las comodidades necesarias para los autocaravanistas y dispone de un gran número de áreas de servicio. Por tanto, Bélgica se presenta como un destino ideal para aquellos que les guste viajar sobre ruedas, puesto que cerca de todas las ciudades principales podrás encontrar áreas de autocaravanas en las que aparcar y pasar la noche. Esta forma de viajar te permite conocer muchos y variados rincones de Bélgica sin tener que pagar por el alojamiento ni usar el transporte público o alquilar un coche.

Para que puedas hacer de tu viaje un éxito, te proponemos algunos de los destinos que no debes dejar pasar por alto en tu ruta por Bélgica, así como los puntos más importantes en cada una de tus visitas a estas maravillosas aldeas y ciudades.

Qué ver en Bélgica en tu viaje en autocaravana

Al tratarse Bélgica de un país pequeño, partes con la ventaja de poder visitar la mayoría de ciudades y atractivos turísticos en pocos días. Nosotros te proponemos a continuación una ruta muy completa de una semana de duración, pero lo mejor de todo es que, viajar en caravana o furgoneta hace de tu viaje una experiencia mucho más flexible, con lo cual, no te resultará difícil realizar cambios o adaptar esta ruta de la forma que mejor te convenga. No tendrás que depender de horarios o destinos fijos, sino que la planificación la podrás realizar a tu antojo, a continuación, simplemente te ofrecemos una guía en la que te puedes inspirar y en la que hemos recogido los destinos más destacables.

Comienza tu ruta en autocaravana o furgoneta en Bruselas:

La capital de Bélgica y principal sede de la Unión Europea es un buen punto de partida para tu ruta en autocaravana o furgoneta, ya que dispone de varios puntos de alquiler de este tipo de vehículos.

En el primer día de este itinerario puedes aprovechar para conocer el centro de Bruselas, por supuesto, empezando el recorrido por la Grand Place, y visitando después uno de los monumentos más típicos, el Manneken Pis, ya que está situado muy cerca de la emblemática plaza. Después, en la calle Lombard, puedes visitar el Parlamento de Bélgica. Si quieres picar algo, la zona de la calle Putterie es un buen lugar para ello, además de poder visitar allí también la iglesia de la Madeleine. Otro monumento arquitectónico que no debes dejar de visitar es la Catedral de Bruselas, de estilo gótico. También es un plan agradable pasear tranquilamente por la Corné Port-Royal, donde se puede tomar una copa o un café, o por el barrio Europeo y donde podrás ver los edificios más célebres de la Unión Europea, el Palacio Cincuentenario y el Parque de Bruselas. El Palacio Nacional de Bruselas también merece una visita, así como el Museo Belvue, cuya entrada te permitirá entrar en el antiguo Palacio de Coudenberg. En cuanto a museos se refiere, si eres un amante del arte contemporáneo puede que también te interese visitar el Museo Margaritte, que alberga una gran colección de obras. Por último, no puedes dejar de visitar la iglesia Notre Dame de Sablon en la calle Regence.

El lugar que proponemos para pernoctar y aparcar la autocaravana en esta primera etapa de la ruta es el Camping Brussels Wezembeek-Oppem, en el cual, por unos 20 euros aproximadamente se puede pernoctar y acceder a los servicios básicos de este tipo de áreas como el vaciado de residuos, recarga de agua, o electricidad.

Continúa tu ruta hacia Amberes, Gante y Brujas:

Tu siguiente destino se encuentra tan sólo a media hora de Bruselas y es la bonita ciudad de Amberes, en la región de Flandes. Puedes empezar por visitar el centro histórico, la catedral, y la casa del famoso pintor barroco Rubens, el cual pasó sus últimos días en una casa situada en Amberes la cual podrás visitar, así como su taller, donde realizó algunas de sus más espectaculares obras.

En Amberes también merece la pena visitar La Gran Estación Central, considerada una de las estaciones de tren más bellas del mundo y construida a finales de XIX y con una preciosa estructura de hierro y cristal. Desde allí, puedes ir caminando calle abajo por el boulevard de Keyserlei hasta llegar a la zona del centro histórico. Este boulevard está plagado de tiendas, cafés, y hoteles. Después de un paseo de 20 minutos llegarás hasta la Catedral de Amberes, también realmente destacable. Si deseas hacer algunas compras, no encontrarás mejor lugar que la calle Meir, una larga avenida comercial llena de tiendas y restaurantes, así como casas del estilo rococó, que presentan fachadas preciosas llenas de detalles. Cerca de allí puedes pasarte por el importante centro comercial de Stadsfeestzaal, o visitar el Palacio de Meir.

Amberes también cuenta con una preciosa plaza central que nada tiene que envidiar a la Grand Place de Bruselas. Está rodeada por característicos edificios de la arquitectura típica del XVI, y que pertenecieron a los antiguos gremios. Es la estampa mundialmente conocida de Amberes, que se vuelve especialmente entrañable en la época de Navidad, cuando instalan un mercadillo navideño y encienden las luces.

Por último, como curiosidad, recomendamos hacer una pequeña parada en Vlaeykensgang, un pequeño callejón que parece haberse detenido en el tiempo. Está muy cerca de la Grote Markt de Amberes, y aunque es algo difícil de encontrarlo, merece la pena por el remanso de paz que supone en contraste con el ajetreo del centro de Amberes. Se ha conservado y mantenido intacto desde el siglo XVI. Antiguamente habitó en él el gremio de los zapateros, pero hoy no es más que un pequeño callejón romántico que alberga algunos pocos restaurantes y pequeñas casas blancas con macetas y flores.

Una vez hayas explorado Amberes en profundidad, muy cerca de allí (aproximadamente a una hora), encontrarás otra maravillosa ciudad: Gante. Puede que esta sea una de las ciudades más bonitas de Bélgica, así como una de las más dinámicas, ya que tiene un ambiente muy universitario y está plagada de jóvenes estudiantes. Además, es una ciudad de gran importancia cultural y aún a día de hoy, a pesar del aumento de turismo, conserva gran autenticidad. Un día entero bastará para visitarla, al menos lo esencial. Algunos de los lugares más emblemáticos para visitar en Gante son la catedral de San Bavón, o el Muelle de las Hierbas. Por otro lado, el recorrido del casco histórico está marcado por tres torres: La torre del campanario o torre Belfort, la torre de la catedral San Bavón ya mencionada, y la de la Iglesia de San Nicolás. El puente de San Miguel es una buena ubicación para lograr una buena vista panorámica de todas ellas. El centro neurálgico de esta ciudad se encuentra en la Plaza de Korenmarkt, donde podrás tomarte algo tranquilamente en uno de sus muchos bares. Por último, podéis visitar el Castillo de los Condes de Flandes para terminar vuestra visita, que es uno de los mejor conservados de Bélgica, así como explorar las callejuelas que lo rodean en el barrio de Patershol.

En este punto de la ruta, es bastante recomendable para pernoctar un área de autocaravanas que además es gratuito (siempre y cuando el tamaño de tu vehículo no sea superior a 9 m), y que se encuentra a tan sólo 7 km del centro urbano de Gante. Su dirección concreta es Keuze 31-33, 9031 Gent, Bélgica.

Para terminar, puedes continuar tu recorrido hasta Brujas, que nuevamente, no se encuentra a más de una hora de trayecto de Gante y que además, dispone de una muy buena área de servicio para furgonetas y autocaravanas, llamado Aire de Camping-Car Brugge. También hay otra área muy recomendable a 4 kilómetros del centro urbano. Los precios rondan los 25 euros por noche, con la posibilidad de acceder a todos los servicios básicos de este tipo de áreas de pago. Su dirección exacta es Bargeplein, 8000 Brugge, Bélgica.

Disfrutarás perdiéndote por las pequeñas calles y callejones de esta pequeña ciudad medieval, así como los canales que la atraviesan. Puedes comenzar tu visita en la Plaza Mayor o Grand Markt, y después acto seguido ir a visitar la torre Belfort o la plaza Burg. Puedes continuar tu recorrido hacia el Ayuntamiento o Stadhuis como dicen allí, ya que este es uno de los edificios más importantes y bonitos de la ciudad. Dando un paseo junto al canal, podrás llegar hasta la Onze Lieve Vrouw o Iglesia de nuestra Señora, que seguro que no te dejará indiferente. También recomendamos la visita a la Catedral de San Salvador y desde allí, podréis llegar fácilmente al museo Groening, así como al Gruuthuse, donde podréis ver por dentro una casa medieval perfectamente conservada.

Finaliza tu ruta en autocaravana por Bélgica pasando por Turnai, Mons, Namur y Waterloo.

Después de despedirte de esta preciosa ciudad con encanto, le llega el turno a nuestro siguiente destino en el itinerario: Turnai, que se encuentra en la región de Valonia. Valonia es la región francófona de Bélgica, y en contraste con el llano paisaje de Flandes, ésta cuenta con colinas boscosas y mayor desnivel en su paisaje. Allí encontrarás también el bosque de las Ardenas, hogar de muchos animales raros, y distintas especies de plantas, por lo que no sorprende que sea una zona de gran atractivo para los excursionistas y amantes de la naturaleza en general. Sin duda una zona estupenda por el que pasear tu autocaravana o furgoneta y disfrutar de las vistas.

En Turnai no debes dejar de visitar su famosa catedral de estilo medieval, la cual fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, así como el puente de la misma época. Desde allí podrás partir a la ciudad de Mons, que no está a más de media hora por carretera de Turnai, y donde puedes visitar la Casa Consistorial y el Cataiu, una torre barroca muy especial.

Los próximos y últimos destinos en la ruta en autocaravana son Namur, con su ciudadela militar y preciosa catedral y Waterloo, los cuales se encuentran muy cerca el uno del otro, concretamente, a menos de una hora. Waterloo, donde Napoleón fue derrotado, es un punto y lugar célebre en la historia de Europa por las batallas que allí se libraron, y donde además podrás visitar el museo Wellington.

Si decides hacer una ruta redonda, puedes regresar en poco tiempo en tu autocaravana hasta Bruselas, donde puedes aprovechar para ver algunas cosas que no tuviste tiempo de visitar el primer día y sobre todo, dejar el vehículo en el mismo punto de recogida donde lo alquilaste.

Algunos consejos e información relevante para que tu ruta en furgoneta o autocaravana por Bélgica sea un éxito:

Viajar en autocaravana puede ser una experiencia apasionante, pero no debemos olvidar que exige de una buena planificación y organización si se quiere disfrutar al máximo de todas las posibilidades que ofrece esta forma de viajar, desplazarse, y alojarse. Sobre todo, aquellos novatos que están dando sus primeros pasos en el mundo de las autocaravanas suelen cometer algunos errores que hacen que la experiencia termine por ser algo desagradable o estresante, cuando en realidad, con la debida preparación, puede convertirse en una forma estupenda de vivir mil aventuras. Por ello, te recomendamos que prepares tu viaje con algo de antelación, para asegurar un viaje seguro y sin problemas. Para ello…

En caso de que alquiles la autocaravana o furgoneta desde tu lugar de residencia:

Comprueba algunos días antes a tu partida que el vehículo, ya sea una furgoneta o una autocaravana de cualquier modelo, esté en condiciones óptimas. Revisa las ruedas, el sistema de refrigeración, los líquidos, el estado de las luces, el combustible…

Además, no olvides comprobar que dispones de toda la documentación del vehículo y que ésta está en regla.

No cargues en exceso la caravana

En caso de que alquiles la autocaravana en el lugar de destino:

Asegúrate de que el alquiler de la autocaravana o furgoneta comprende también un seguro a todo riesgo para evitar sorpresas desagradables.

Comprueba cuál es la mejor opción respecto al punto de recogida del vehículo y el punto de devolución, dependiendo de si vas a realizar una ruta redonda, que empieza en el mismo lugar en el que acaba, o si te conviene más depositar el vehículo en una ciudad completamente diferente a donde iniciaste tu ruta.

Indicaciones generales:

Preocúpate de conocer la normativa de circulación de Bélgica, así como los posibles peajes, los lugares donde está prohibido estacionar, localiza las gasolineras etc.

Si dispones de GPS, no dudes en incluirlo entre tus dispositivos más importantes para tu viaje. Podría convertirse en tu mejor aliado y evitarte muchas pérdidas de tiempo por tomar las carreteras equivocadas.

Echa un vistazo a la predicción meteorológica y el estado de las carreteras para los días en los que vas a estar de viaje, ya que podrías tener que utilizar cadenas, o cambiar tu ruta para evitar atascos y embotellamientos ocasionales.

En definitiva, con todo lo que Bélgica tiene que ofrecer, no es de extrañar que turistas a lo largo de todo el mundo se sientan atraídos por este popular destino y su capital más cosmopolita, Bruselas. Si sigues algunos de estos consejos y organizas tu ruta debidamente por algunos de los puntos más destacados que aquí recomendamos, ten por seguro que viajar a Bélgica en autocaravana o furgoneta resultará en unas vacaciones sensacionales donde podrás escapar de tu rutina diaria realizando un sinfín de actividades, excursiones, y visitas a museos y edificios monumentales que te dejarán con ganas de repetir y harán de tu viaje una experiencia inolvidable.